Carta a The Lancet

La carta promovida de nuestro Movimento que ha encontrado el consenso de médicos y catedràticos italianos y que fue enviada a la revista The Lancet el 2 de junio del año en curso.

 

Para el

Editor-Jefe Richard Horton of The Lancet journal
[email protected]

y al Consejo Editorial
[email protected]
[email protected]
[email protected]
[email protected]

c.c.:
World Health Organization
20, Avenue Appia
1211 Geneva 27
Switzerland
[email protected]

Del grupo de médicos italianos abajo firmantes.

Estimados señores,

ASUNTO : Serios eventos médico-científicos han sido transmitidos a los medios de comunicación masiva desde múltiples fuentes y de manera tergiversada, sobre medicamentos que han mostrado ser efectivos para el tratamiento de casos de Covid-19. Esto, con una consecuencia grave en relación a la disponibilidad de terapias ya practicadas en el territorio, especialmente en caso de reaparición de brotes pandémicos, con riesgo tanto para los ciudadanos como para la economía.

Tal como se deduce del ASUNTO, se está llevando a cabo una campaña mediática totalmente injustificada, dirigida a desacreditar el uso de medicamentos a base de hidroxicloroquina, la única herramienta efectiva y económica disponible para el médico de poblaciones en zonas urbanas o rurales. Esto ha sucedido como resultado de un estudio científico que apareció recientemente en vuestra revista.

Las conclusiones del estudio, a las que se refieren los medios de comunicación de todo el mundo, informan, de una manera que no refleja la realidad, cómo la hidroxicloroquina podría causar muertes por problemas cardíacos, pero, paradójicamente, los propios autores del estudio reconocen los límites.

Reportamos más detalladamente el análisis objetivo que todo médico de ciencia y conciencia debería poder hacer.

El estudio publicado por vosotros, sobre el que se basan las conclusiones de la OMS, es un estudio observacional que incluye pacientes que ya se encuentran en una etapa avanzada de enfermedad, cuya muerte no es atribuible a la hidroxicloroquina sino a la enfermedad misma y a las patologías preexistentes.

Aún màs grave es que se incluyeran pacientes arrítmicos sin especificar el tipo y la gravedad de las arritmias.

El aspecto más inquietante que emerge es el hecho de que las categorías mencionadas anteriormente se han incluido inexplicablemente en el estudio, SIN MENCIONAR mínimamente el problema de la QTc.

¿Por qué es esencial la QTc y por qué los hospitales lo miden cada 48 horas para los pacientes de Covid?

El QTc es una medición que se detecta con un común electrocardiograma de superficie.

Los valores límite son: en hombres QTc 0.44 segundos, en mujeres 0.45 segundos.

Un aumento en QTc podría desencadenar una arritmia llamada torsión de punta, que degenera en un porcentaje muy alto en fibrilación ventricular, arritmia mortal si no se trata inmediatamente con desfibrilación eléctrica

Esta medida, que repetimos, se usa en todos los hospitales, permite excluir a los pacientes del tratamiento con hidroxicloroquina. De hecho, el QT puede cambiar alargándose en caso de hipokalemia hipocalemia, hipomagnesemia, en pacientes tratados con amiodarona – fármaco antiarrítmico – y, por último, podría estar presente en un sujeto desde el nacimiento como QT congénito prolongado (prevalencia 1/2500 nacidos vivos).

Para concluir, se han incluido pacientes hipertensos, obesos y diabéticos, que estudios anteriores han demostrado que tienen mayor riesgo de mortalidad, estos pacientes en el grupo control figuran en un porcentaje más bajo que el grupo tratado con hidroxicloroquina. Por lo tanto, los pacientes no fueron evaluados adecuadamente para la administración segura de hidroxicloroquina.

Es lícito entonces preguntarse ¿ Cómo es que los médicos de aquellos hospitales auditados han suministrado este medicamento a pacientes cardiópatas, cuando están acreditados los riesgos letales sobre esta tipología de enfermos ?

¿ Por qué prescribieron a pacientes cardiopátas el uso de la hidroxicloroquina, siendo que ya pertenecían a una fase demasiado avanzada para ser curados ?

¿ Por qué se omitió esta evidencia ?

Los pacientes afectados por artritis reumatoide toman hidroxicloroquina durante años, en dosis similares, sin que haya evidencia de efectos colaterales.

No se entiende, en este contexto, la directiva de la OMS para interrumpir el uso de la hidroxicloroquina solo para los pacientes con coronavirus que, normalmente, la usan por un periodo total que va desde los 7 a los 12 días.

El abundante uso que se hizo en el mundo de hidroxicloroquina junto a la azitromicina, en los pacientes en la primera etapa de la enfermedad, permitió salvarles la vida (China, Corea del Sur, Mauritius, Alemania, algunas regiones de Italia y muchos otros países y regiones en el mundo).

Ahora es ampliamente utilizada. Hasta el punto de que cada vez más y más estados en el mundo, y agencias de medicamentos relacionadas con el mismo fármaco, no se adhieren a la directiva de la OMS por el obvio motivo de proteger la salud de sus ciudadanos.

Existen estudios en proceso de publicación, sobre la eficacia de la hidroxicloroquina prescrita de forma segura, con una excelente tasa de curación cuando se administra junto con la azitromicina al comienzo de la enfermedad (dentro de los primeros 3 o 4 días). Sin efectos adversos.

En cambio, las personas de edad avanzada con múltiples patología deben ser hospitalizadas y tratadas con plasma hiperinmune. Mientras que para las personas que ya están en una etapa avanzada de la enfermedad y en ausencia de enfermedades preexistentes, el hospital decidirá qué otros medicamentos usar además de la hidroxicloroquina y la azitromicina y evaluará si recurrir al plasma hiperinmune.

De esta manera nos acercamos a un porcentaje muy alto de curación que excede abundantemente el 95%.

Con una tasa de mortalidad muy por debajo del 5%. Las experiencias en la aplicación de la combinación anterior han mantenido la mortalidad en torno a la tasa del 1%. Tasa muy lejos del promedio nacional de países que no han hecho un uso extensivo de hidroxicloroquina junto con azitromicina en los primeros síntomas.

Sobre la base de la evidencia reportada en el estudio citado por vuestra revista, claramente la OMS tomó decisiones serias, no muy sólidas y controversiales, que dejan a los médicos de la mayor parte del mundo, en el territorio, pero también en los hospitales, sin más armas disponibles, para contrarrestar la progresión de la enfermedad y reducir las hospitalizaciones y la mortalidad.

También debe recordarse que hay muchos países en las áreas más pobres del mundo donde la enfermedad está progresando y la hidroxicloroquina, en ausencia de plasma hiperinmune, representa la única arma que el personal médico pueda utilizar.

Nuestro análisis tiene como objetivo hacer una contribución adicional a lo que se informa en la carta de apelación enviada a la revista Lancet por 120 científicos de todo el mundo :

https://zenodo.org/record/3862789#.XtCvF1UzaJD

Están en riesgo la vida de miles de pacientes potenciales y la recuperación económica de casi todos los países del planeta.

Confiamos en que llevaréis a cabo la rápida revisión de la disposición en cuestión.

Nuestros mejores deseos.
Italia, 02 de junio de 2020

Promotores:

Dr. Claudio Puoti
Infettivologo ed Epatologo, Responsable del Centro di Epatologia, Istituto INI, Grottaferrata, Roma

Dr. Andrea Mangiagalli
Medico de Medicina General

Dr. Mauro Rango
Activista en Derechos Humanos y Experto en Derecho a la Salud

Dr. Antonio Marfella,
Especialista en Farmacología
Presidente de la Sección de Nápoles de ISDE (International Society Disease of Environment)

Dra. Adriana Privitera
Cardiologa

Dr. Terenzio Mari
Epatologo

Medicos firmantes :

siguen las firmas de 80 médicos italianos

Print Friendly, PDF & Email